El fin de semana del 15 y 16 de junio nos hemos encontrado en Madrid para celebrar la asamblea del Movimiento Juvenil Dominicano. Para ello, nos hemos reunido en el Colegio Mayor Santa María del Pino los miembros del Consejo del MJD, el Asistente Religioso y los representantes de los diferentes grupos que formamos parte del MJD

(Kénosis, Endavant, Grupo Espiga, Emuná, Esnalar e Igande Berri). Si en algún caso, algún grupo no puede enviar un representante por problemas de agenda, se hace llegar el informe anual para que todos podamos conocer y tener en cuenta su visión de este año; de ese modo todos los grupos tienen su representación y voz en la Asamblea.

La asamblea ha sido un momento de diálogo en la que, siguiendo el orden del día, hemos repasado todo lo sucedido a lo largo del último curso. Antes de comenzar disfrutamos de un pequeño momento de oración, y tras él nos pusimos a trabajar. En primer lugar, repasamos lo sucedido en la anterior asamblea, y una vez finalizado este punto, se hizo una lectura de los informes del Consejo, del Asistente religioso y de todos los grupos del MJD realizando cada uno balance del curso, fortalezas y debilidades y propuestas a futuro.

Tras el parón para comer, retornamos la Asamblea. Era el momento de hablar sobre la Pascua Rural de Caleruega, de escuchar al Equipo de Comunicación y a la representante del MJD en la Pastoral Juvenil Dominicana. También valoramos los Encuentros de octubre y noviembre y fijamos nuevas fechas y temática para los próximos.

Reflexión, diálogo, futuro y ganas. Así resumiría yo la asamblea. Ha sido un momento importante y fructífero, que nos impulsa a seguir caminando con ganas e ilusión, con el objetivo de seguir aprendiendo y creciendo al servicio de la orden.

Firma-Carmen