Jesús, al ver toda aquella muchedumbre, subió al minte. Se sentó y sus discípulos se reunieron a su alrededor. Entonces comenzó a hablar y les enseñaba diciendo: “Felices los que tienes el espíritu del pobre, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Felices los que lloran…


Desde aquí es posible descargar la oración.