El Grupo Espiga se suma al Pacte contra la violència de gènere que promueve la Generalitat Valenciana. Desde nuestra apuesta por la educación en valores, no queremos olvidar el principio de igualdad entre todas las personas, sea del sexo que sea. Por eso, y por 71 mujeres asesinadas por las violencias machistas durante el pasado 2017, nos sumamos a esta iniciativa.

Este gesto que hacemos desde nuestro grupo es una respuesta a las más de 70 mujeres asesinadas el año pasado y por tantas otras que padecen las consecuencias, día a día, de las violencias machistas. Como cristianos, la realidad no puede dejarnos impasibles, mucho más si nos dedicamos a la pastoral.

No somos los únicos, ni mucho menos. Están las COF, está Villa Teresita, está dentro de la Familia Dominicana el Observatorio de Derechos Humanos Samba Martine, y miles de cristianos que se alzan contra el patriarcado y la opresión machista a pequeña escala, como Laura o como Leire.

La humanidad nos pide un cambio, no es una cuestión de actrices, ni de modelos… Muchísimas mujeres, también de Grupo Espiga, sufren diariamente acoso y otras actitudes machistas cuando salen de fiesta o a la calle. Nosotros, como grupo, hemos dado un paso de tantos que faltan para que eso deje de pasar.

ficha-alvaro-espiga