Mientras Jesús caminaba a orillas del mar de Galilea, vió a dos hermanos: uno era Simón, llamado Pedro, y el otro Andrés. Eran pescadores y estaban echando la red al mar. Jesús los llamó: “Seguidme y os haré pescadores de hombres”.


Desde aquí es posible descargar la oración.