El pasado domingo, 29 de junio, el Maestro de la Orden de Predicadores Fr. Bruno Cadoré, junto con Fr. Bernardino Prella, socio de Italia y la Península Ibérica, y Fr. Javier María Pose, socio para América Latina y Caribe, visitó Madrid y quiso reunirse entre otros, con los jóvenes de la familia dominicana para conocer nuestra labor e inquietudes. Al encuentro asistimos representantes del Movimiento Juvenil Dominicano de las parroquias de Atocha, del Olivar, de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas, del grupo Aljibe y de los grupos de reflexión Anunciata del Colegio Santa Catalina de Sena.

Comenzamos presentándonos cada grupo y explicando la labor que realizamos en nuestras comunidades de origen. Comprobamos que aunque cada uno desempeña unas acciones concretas de acuerdo a las necesidades detectadas, todos compartimos un mismo carisma que nos mueve a trabajar con ilusión de la mano de frailes y hermanas dominicas. No solo fue momento de conocernos, sino de hacer partícipe al Maestro de las pequeñas dificultades que encontramos nuestra misión.

Tras escucharnos, y sobre todo escuchar los consejos del Maestro, destacamos la importancia de mejorar la comunicación, que se debería convertir en algo habitual, no sólo entre los grupos de jóvenes sino con el resto de partes de la familia dominicana. Debemos hablar más y escuchar más con el fin de aunar esfuerzos, enriquecernos con nuestra experiencia y tomar decisiones que se ajusten a la realidad que vivimos.

Salimos todos con ánimos renovados y con el sentimiento de haber sido escuchados después de que el Maestro destacara nuestro papel en la familia dominicana como actores principales, no solo como “objetos de acción.” Solo nos queda agradecer la hora que el Maestro nos dedicó a los jóvenes, en una conversación abierta y sincera de la que todos nos llevamos una experiencia enriquecedora.

Sara, Marta, Guille y Quique (Grupos Anunciata Madrid)