Dios no sólo busca, sino que espera. Espera y confía en nosotros, y cuando volvemos a casa se alegra, nos acoge, cebra fiesta, porque para Él seguimos siendo sus hijos.

Desde aquí es posible descargar el documento.