El Proyecto del Dios Cristiano es siempre solidario; esto se refleja tanto en la Biblia como en la tradición. La solidaridad ha estado presente en la Iglesia transversalmente a lo largo de los siglos de su historia.

Desde aquí es posible descargar el documento.