Esta dinámica consiste en analizar el comportamiento de, al menos, cuatro personajes: el calamar, el avestruz, el payaso y la persona, y ver en qué nos parecemos y en qué no a cada uno de ellos; en qué situaciones nos comportamos como alguno de ellos…

Con estás conclusiones se da pie a contestas a una serie de preguntas sobre nuestra propia vida y hábitos, cuáles son nuestros miedos, para qué necesitamos a los demás y qué pinta Dios en todo esto.

Es una dinámica muy buena para para grupos que están empezando a trabajar juntos.

Desde aquí es posible descargar el documento.