Los jóvenes del MJD (Movimiento Juvenil Dominicano), a través de la comisión internacional del IDYM (Movimiento Juvenil Dominicano Internacional) tenemos un representante en la IDCJP (Comisión Dominicana Internacional para la Justicia y Paz) de la Orden.

Pero ¿esto qué es? ¿para qué sirve? ¿quiénes forman la comisión? ¿qué hacen? Y… otras tantas preguntas seguro nos surgen solo con la primera línea. Quizá entre siglas, estructuras y representantes, nos hacemos un lío y al final no tenemos muy claro esto qué es o por qué es importante formar parte de esta comisión. Así que allá vamos.

 La Comisión Dominicana Internacional por la Justicia y la Paz busca dar respuesta a “la acción en favor de la justicia como una dimensión constitutiva de la predicación del Evangelio” (Sínodo de los Obispos de 1971). Concretamente, la comisión tiene como objetivo el apoyar y animar a la familia dominicana en sus esfuerzos de predicar más profundamente el Evangelio de la vida, la justicia, la paz, y la integridad de la creación. Para esto, reúne a las diversas ramas de la familia Dominicana para desarrollar una reflexión y acción común en orden al complimiento de esta misión. (Estatutos IDCJP)
 Un poco de historia:
  • 1977 – se nombra un Promotor General y Promotores regionales de Justicia y Paz entre los frailes.

  • 1987 – se unen las Hermanas (congregaciones Dominicas) promotoras de Justicia y Paz

  • 1993 – este grupo de frailes y hermanas se convierte en la Comisión Internacional Dominicana por la Justicia y la Paz (ICDJP)

  • 1995 – se nombran hermanas Promotoras regionales de Justicia y Paz

  • 1996 – se aprueba la presencia de una Delegación permanente de Dominicos en la ONU, centrada en la comisión de DDHH en Ginebra.

  • 1997 – el Dominican Leadership Conference (congregaciones Dominicas en Estados Unidos) solicitan el estatus de la ONU (poder tener presencia en la ONU en Nueva York)

  • 1998 – se crea la ONG: Dominicans for Justice and Peace

  • 2002 – Dominicans for Justice and Peace y Dominican Leadership Conference reciben el estado ECOSOC (consejo económico y social) de la ONU

  • 2002 – se nombra una hermana co-promotora de Justicia y Paz (así que tenemos 1 fraile y 1 hermana)

  • 2015 – se incluyen en la Comisión Internacional de Justicia y Paz representación de las monjas, laicos y MJD.

 Ahora teniendo el contexto en mente, les cuento la experiencia. La comisión se reúne 1 vez al año y la última reunión la tuvimos del 12-16 de octubre. Nos reunimos los 20 miembros de la comisión con el propósito de compartir, evaluar y planificar nuestros próximos pasos en relación a temas de justicia, paz y cuidado de la creación. Te preguntarás quizá qué tenemos que ver en esto, o qué tiene que ver esta reunión con la presencia en la ONU de la Orden, o qué es lo que aportamos los jóvenes desde el MJD. Nuestra presencia en la comisión no solo es necesaria y coherente, pues está planteada como una realidad de Familia Dominicana, sino que también es un foro en el que aportar desde nuestra realidad. Tenemos la suerte de ser muy bienvenidos por el resto de los miembros (es una suerte, pues todos tienen una larga experiencia y trayectoria en temas de justicia y paz). Es difícil transmitir con un texto lo que se nos quiere a los jóvenes en este contexto (como en muchos otros). Por supuesto que lo primero que necesitamos hacer es entender bien la realidad de la comisión, su funcionamiento y sus objetivos. A partir de ahí, somos un miembro más, con opción de platear iniciativas, aportar, dar ideas, y claro… ¡aprender a ritmo de vértigo sobre la realidad de nuestro mundo!
Comentaba antes que los Dominicos tenemos una delegación permanente en la ONU. ¿Sabías que la ONU tiene 4 sedes? Seguramente a todos nos venga a la cabeza la ONU en Ginebra y en Nueva York, pero también hay sede en Viena y Nairobi. En cada una de ellas se llevan a cabo distintas comisiones y es importante tener presencia en todas ellas. Lo que se busca con nuestra presencia en las instituciones es elevar y hacer llegar a estos foros realidades sociales que a través de la política de los países no llegan. Aquí entrarían, por ejemplo, temas en materia de derechos humanos (trata de personas, explotación sexual, falta de acceso a los recursos básicos y la educación); de medio ambiente (sobre explotación de recursos en el Amazonas, en grandes regiones de África central); derechos de la mujer (a la educación, a tener voz en su vida, contra el matrimonio infantil), migración (el drama de la migración que vivimos hoy en tantas regiones) etc. Estos son solo algunos ejemplos.
 Idym-noticiamitad
 Nuestros representantes en las 4 sedes de la ONU buscan introducir estos temas en los trabajos de las diferentes comisiones, así como tener acceso a los documentos que desde las instituciones internacionales se trabajan y asegurarse que no van en contra de los derechos fundamentales de las personas. Esto significa que su (y nuestro) trabajo es velar por los derechos fundamentales de las personas.
Pero claro, tenemos 4 delegaciones e infinitos temas preocupantes que se deberían tratar y solucionar. Es en este contexto que entra la comisión en juego, pues es una forma de hacer red y conectar con la Familia Dominicana del mundo y poder generar conciencia y movilización en todos los lugares. El trabajo por una parte es ayudar a generar conciencia de los problemas (sobre todo en temas de derechos humanos) que hay en nuestro mundo, como todos estamos conectados y lo que sucede en un lugar afecta en otros muchos. Por otra parte, es poder elevar situaciones desde “el terreno”. Hacer uso de la red de Familia Dominicana para denunciar situaciones que vulneran los derechos humanos. Casos de plena actualidad por ejemplo en El Seibo (República Dominicana) con los desalojos de las azucareras; en Estados Unidos las deportaciones de inmigrantes; en India la violencia, privaciones y abusos contra mujeres y niños; y un largo etcétera.

Si somos capaces de sensibilizar, formar conciencias, implicarnos y no mirar para otro lado, nuestra voz puede ser muy potente. Nadie dijo que fuera fácil ni inmediato, ni que nuestras denuncias vayan a solucionar las situaciones de la noche a la mañana, pero no podemos permanecer impasibles, ni callar, ni mirar a otro sitio.

Es en este contexto que, en la Orden, desde hace 3 años ya, durante el Adviento, tenemos la iniciativa del “Mes Dominicano por la Paz”. En 2017 fue para generar conciencia sobre la situación del conflicto armado en Colombia; en 2018 la situación en la República Democrática del Congo; y este diciembre se centrará en la India. Una iniciativa para crear conciencia de que los problemas en un lugar son producto y a la vez consecuencia de acciones globales.

A mayores, a nivel regional, nacional y local, existen foros y proyectos en material de justicia y paz. Algunos de Familia Dominicana, otros en red con otras instituciones eclesiales. Desde luego que sería coherente que todos los conociéramos y, en la medida de nuestras posibilidades, participáramos de ellas.

Así que, ¿qué opinas? ¿La participación y la voz de los jóvenes tiene sentido en esta comisión? A mí no me cabe la menor duda. Cada rama, a nuestra manera y en nuestra propia realidad, tenemos capacidad más que suficiente para colaborar en la lucha por que todas las personas tengan una vida digna en un lugar seguro y con acceso a los recursos para cubrir sus necesidades básicas.

Firma-Monica