Este año, bajo el lema Cruzando con Él, los jóvenes dominicos celebraremos, otro año más, la Pascua Rural. Nos reunimos en la Sierra de Albarracín (Teruel) y nos dividimos por los diferentes pueblos de la zona, de ese modo ayudamos a los párrocos que deben atender a muchos municipios. No son localidades de muchos habitantes, y mucho menos en estas fechas de frío y temporal complicado, pero eso hace la Semana Santa más especial. Sin nuestra presencia la mayoría de la gente no podría celebrar la Semana Santa en su parroquia.

Contamos con un grupo de 55 jóvenes acompañados de 5 padres dominicos, y todos nosotros estamos muy ilusionados y con muchas ganas de poder vivir estos días tan importantes para el cristiano en comunidad y prestando nuestra ayuda donde es necesaria. Nos reuniremos el miércoles 1 de abril por la tarde para cenar todos juntos en el albergue de Albarracín donde realizaremos una oración para poder afrontar toda la semana preparados y cargados del espíritu santo. Después nos distribuiremos en los cinco pueblos donde viviremos la Semana Santa. Durante las tardes celebraremos en los diferentes pueblos los actos propios del día, reservando las mañanas para juntarnos todos y realizar nuestras formaciones. Este año el lema es, como ya hemos mencionado, “Cruzando con Él” usando como signo el puente. En el Antiguo Testamento la Pascua es entendida como el paso de la esclavitud a la libertad, en cambio en el Nuevo Testamento se entiende como el paso de la muerte a la vida. En la Pascua Rural 2015 queremos enfocar la vivencia de esta Semana Santa desde dicha perspectiva: el CAMBIO. El paso de la persona que se marchita y vuelve a renacer a la luz del Evangelio.

A través de los diferentes talleres del Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo queremos recorrer ese puente para conseguir la transformación interior a través del amor, el servicio y la comunidad, queremos confiar en Dios y que Él nos alumbre el camino para poder descubrir qué hay en la otra orilla, ¿Dónde nos lleva nuestro puente? ¿Dónde nos lleva nuestra vida?

Esperamos que esta Semana Santa sea especial para todos nosotros, y para todos aquellos con la que la compartiremos. Reviviremos la Pasión de Jesús, su dolor, su capacidad constante de perdonar, la tristeza de los suyos… Recordaremos unos días cruciales de su vida, porque recordar es volver a pasar por el corazón, y como decía el escritor argentino Antonio Porchia “un corazón grande se llena con poco”.