Domingo de Guzman inventó el perfume de la predicación para contribuir a que el mundo oliese bien. El secreto del perfume está en la combinación de sus componentesy para que tenga éxito es necesario revisar la fórmula de vez en cuando.

Desde aquí es posible descargar el documento.