Del 14 al 16 de noviembre nos reunimos en Tablada (Madrid) unos 70 jóvenes de toda España vinculados de alguna manera a algún grupo de Familia Dominicana.

Como la vez que volví del campo de trabajo en Granada, me vuelvo a hacer la misma pregunta: ¿para qué me ha servido esta experiencia? Y en forma de respuesta me vienen a la cabeza miles de palabras a la vez, por eso creo que escribirlas todas es muy difícil pero lo voy a intentar.

Esta experiencia del encuentro me ha servido para volver a encontrarme con la gente que había conocido en el campo de trabajo y que en sólo 15 días se volvieron parte de mi familia, también he conocido gente nueva, gente maravillosa que me ha transmitido sólo cosas positivas en este fin de semana porque sólo han sido 3 días pero muy rentables y llenos de momentos geniales: los talleres, las oraciones, la vigilia, las comidas, la música para levantarnos, las bromas, las salidas a la puerta a fumar en plena sierra de Madrid a un grado de temperatura, las risas, las conversaciones en el viaje, los abrazos… TODO ha valido la pena porque se ha vuelto una parte esencial de mi vida que me llena de positividad y energía cada vez que la vivo y quiero datos las gracias a todos por ser como sois, a los que lo han organizado porque ponen todo si esfuerzo y su amor en hacerlo, hasta al cocinero por cocinar para tantos y siempre con una sonrisa.

Me llevo de allí sólo cosas buenas, he conocido la vida de ese gran hombre llamado Domingo y digo hombre porque al fin y al cabo sólo fue eso, una persona que guiado por Dios quiso dedicarse a los demás y cambiar el mundo con su estudio y su esfuerzo. Eso me lleva a pensar que vamos por el buen camino, que entre todos podemos hacer de esto un mundo mejor, que nuestra vida tiene un gran sentido y que Dios nos ha conectado a todos para llevarlo a cabo.

Por eso y por muchísimas mas cosas me gusta todo esto. Os vuelvo a dar las gracias, me quedo como siempre con ganas de más, deseando volver a ver vuestras caras sonrientes y espero que sigáis alumbrando el mundo y mi camino con vuestra luz.

<b>Teresa Ballester</b>
Teresa BallesterLa Pechá