¡Cuántas veces hemos escuchado esta palabra!!!Pero… ¡qué difícil resulta saber cuál es la nuestra!

Desde siempre he sentido envidia sana por la gente que tenía muy claro a qué dedicarse, qué le gustaba o simplemente lo que se le daba bien. En mi caso nunca fue así. Estudié sin tener especiales dificultades, pero sin tener unas preferencias muy marcadas. Jugaba a diferentes deportes, pero en ninguno destacaba particularmente, me dedicaba a diferentes quehaceres pero a ninguno con plena dedicación….

Llegó el momento de elegir la carrera y, pudiendo elegir cualquier cosa, elegí la mía, sin mucha vocación ni convicción de ello. La estudié y en el camino me seguía planteando las mismas dudas, sin embargo siempre llegaba a la conclusión de que tampoco habría otro camino que hubiera seguido, debido a mi “falta de vocación”. Esto no llegó a ser ningún trauma para mí, ni mucho menos ya que, ante todo siempre me quedo con la parte positiva de las cosas, y de todas estas experiencias, estudios y años vividos, es mucho lo que me llevo. Sin embargo…qué inescrutables son los caminos que el Señor tiene marcados para nosotros. Y, después de unos años trabajando, tuve la “mala suerte” de que a mi empresa le llegara la conocida crisis, llevando a mi vida a otro nuevo giro, a otra nueva y dura situación….GRACIAS a la cual (y sin duda al apoyo de gente cercana) pude descubrir cuál era mi verdadera vocación, llegando a entender y dando sentido al camino recorrido hasta llegar a ese punto.

Hoy por hoy soy una privilegiada y el Señor no solo me ha concedido una vocación, sino que me ha regalado el poder dedicarme a ello en cuerpo y alma. Por ello desde aquí también aprovecho para agradecerle todo cuanto soy y tengo, pues nunca será suficiente el agradecimiento por cada regalo que Él nos entrega, y el primero de ellos es la VIDA. Vivamos pues amigos, valorando, apreciando y saboreando cada momento y la vocación, misión o experiencia…llegará, no nos impacientemos, confiemos y dejémonos en SUS manos.

 

<strong>Marita</strong>
MaritaDalit