Aquí entra en juego el amor y la generosidad de Dios. Si aceptamos la invitación a trabajar por el Reino, hemos de hacerlo, también, con amor y generosidad.

Desde aquí es posible descargar el documento.