Ningún miembro de una comunidad es igual al otro. Esto es algo bueno, porque de lo contrario el grupo se agotaría en sí mismo. Si todos fuesemos clavos o todos martillos, no tendríamos cómo clavarnos o qué clavar.

Desde aquí es posible descargar el documento.