¡Volvemos a escribir desde Oviedo! Nos encantaría hablaros más sobre Esnalar, y anunciaros que en el pasado encuentro comunicamos nuestra entrada al MJD.

Nos lo tomamos como una estupendísima celebración, porque para nosotros tiene un doble significado.
Por una parte, nos incorporamos a un grupo de personas que, a nivel nacional, es un referente para todos los grupos de jóvenes dominicos repartidos por el mundo. Un referente que ha agitado nuestras vidas… el MJD es el “culpable” directo de que durante estos dos últimos años estemos esperando impacientemente los encuentros que nos sacan de la rutina, donde regalamos y recibimos abrazos, sonrisas, anécdotas, opiniones… pero donde, y más importante, nos formamos y compartimos nuestra Fe.
Desde el primer encuentro hasta el último,  desde el Campo de Trabajo en Siena, desde visitas y viajes espontáneos de personas que conocimos allí… me entraron unas ganas increíbles de ir las salas donde nos reunimos en Oviedo e intentar explicar la intensidad con la que vivimos todo eso. Y aquí es donde viene la segunda parte.
El “descubrimiento” del MJD, y sobre todo, la experiencia de vivir y sentir su energía, ha hecho crecer a Esnalar. Varios grupos grupos de jóvenes de la misma Parroquia (Santo Domingo de Guzmán) nos sentimos más unidos, con más comunicación y más motivados a seguir viviendo como dominicos.
Hasta el momento, hemos recibido y aprendido muchísimo. Ahora, nos encantaría ser más activos, seguir por el mismo camino que, nos alegra decir, se ha cruzado con el del MJD. Con toda la ilusión, expectativas y responsabilidades, esperamos disfrutar de la aventura.
Y, como ya dejamos bien claro en múltiples ocasiones que nos encanta la música, cantar y bailar… me sale casi impulsivamente compartir una canción que me recuerda, por lo que dice en alguno de sus versos, a todo este movimiento. Es de Rosana,  titulada “Tú eres mi suerte” .

ficha-flor