Me preguntan que qué es eso del estudio dominicano para mí. Que cómo lo vivo o qué significa en mi vida, porque resulta que el estudio es uno de los pilares de los dominicos.

No sé si lo que yo interpreto de ello será muy ortodoxo, pero bueno, os cuento alguna que otra impresión sin pretender ser más que eso, mi humilde visión.

Ser cristiano y, dominico en particular, es serlo en el mundo que tenemos. No cabe serlo de otra forma y sería absurdo no buscar integrarlo en él. Pero para ello hace falta conocerlo, hace falta entenderlo, hace falta quererlo.

Y es por eso que el estudio es importante, puesto que es la herramienta que tenemos para descubrir cómo es la sociedad que tenemos, cómo es nuestra fe, cómo podemos vivirla en nuestro mundo. Es la herramienta que tenemos para conocer al otro, para también entenderlo y quererlo.

Es el estudio como medio, no un fin en sí mismo; el saber como manera de llegar a ser mejor persona, mejor cristiano; el conocimiento como poder para cambiar el mundo.

Probablemente haya explicaciones más elevadas, interpretaciones más adecuadas. Ahí queda mi reflexión; para quien pueda servirle.

<strong>Teresa Hernández</strong>
Teresa HernándezEl Olivar