El sábado 1 de febrero disfrutamos de un día en familia con las diferentes ramas de la Familia Dominicana, organizado por el Secretariado de Familia Dominicana Torrent – Valencia en el Convento de la Consolación en Xátiva.

Después de rezar con las hermanas y compartir un espacio de oración para preparar el día, tuvimos una charla a cargo del Doctor en Estudios Internacionales en Paz, Conflictos y Desarrollo, David Montesinos, quien actualmente es el Responsable de Cooperación Fraterna de Cáritas Diocesana de Valencia. Bajo el atrevido título de “La Paz en el Mundo”, David nos acercó al gran concepto de “Paz”.

Siguiendo la definición del sociólogo noruego, Johan Galtung –experto en investigar sobre la paz y los conflictos sociales-, podríamos sintetizar que, la paz es la cooperación entre dos en igualdad para el bien mutuo. Parece fácil la definición, pero después de analizar la historia de la humanidad, sigue siendo nuestro talón de Aquiles. Tampoco debemos alcanzar una paz perfecta, sino más bien pequeñas paces a base de gestos, vivencias… Pequeñas paces imperfectas que generarán la armonía que reclama nuestro mundo. Todo ello teniendo a la justicia de abanderada, donde la igualdad y equidad son los pilares fundamentales.

Y analizando todo esto, no se aleja tanto de nuestra tradición judeocristiana. El mensaje de Jesús es rico en justicia y se nos insta a devolver bien por mal. Es decir, debemos romper el círculo vicioso de la violencia porque el camino fácil y cuesta abajo es el de la crueldad, para conseguir las paces hay que ir cuesta arriba. Y, como bien nos decía David Montesinos en su charla, “los conflictos son inherentes a la naturaleza humana, pero también son el lugar de residencia de la paz”. No hay nada perdido todavía y nos queda mucho camino por recorrer.

Mitad-noticia-FD2020

Finalizamos reflexionando por grupos acerca de nuestra posición para conseguir las paces, nuestra capacidad de acción y de implicación antes los diferentes conflictos que vivimos diariamente, con la familia, la comunidad, el vecindario y con nosotros mismos.

Después de una comida fraterna, con platos variados para compartir y disfrutar de las capacidades culinarias de muchos, finalizamos con buen sabor de boca con unos dulces y unos juegos organizados por el grupo del MJD de Valencia, Endavant. Los diferentes equipos compitieron dibujando, moldeando con plastilina e incluso cantando.

Finalizamos el día con una misa compartida con las hermanas en el Convento de la Consolación de Xátiva, teniendo un final inesperado con la canción de celebración del 800 aniversario de la Orden de los Dominicos y una coreografía que nos puso a todos en pie y a bailar.

Firma-Cristina