La RAE define a una madre como mujer o animal hembra que ha parido a un ser de su misma especie.

El domingo pasado, en mi comunidad de jóvenes, realizamos un pequeño juego. En ese juego se nos dijo que recordáramos a las personas que queremos, que las pasáramos por el corazón, y después, se nos dio un papel con un nombre. Ese nombre, no era un nombre cualquiera, era el nombre de cada una de nuestras madres. En esta semana tenemos que realizar un acto hacia ella, sin que se entere, sin que nos lo mande..

Nuestras madres son importantes, muy importantes y pocas veces les decimos que las queremos o les damos las gracias por todo lo que hacen por nosotros. En realidad, ellas son las que están ahí siempre sin pedir nada a cambio, sin una mala cara, ayudándonos, apoyándonos, amándonos, haciéndonos crecer, por dentro y por fuera, y dándolo todo por sus hijos.

Creo que sería una buena idea, que empezásemos a dejar las malas caras, las malas contestaciones, los malos gestos antes de entrar en casa. Porque después de todo lo que han hecho y harán por nosotros, no se lo merecen. Por eso hoy quiero invitarte a TI, a que hagas un bonito gesto por ella, por tu madre. Ya sea, una llamada, una carta, una caja de bombones… Lo que sea, pero eso sí, tiene que salir de ti, no te lo puede mandar…

Y si este gesto no fuera el único y siguiéramos haciéndolo todas las semanas, todos los días… Las haríamos realmente felices. Porque sí, lo he comprobado, con un pequeño detalle siempre seremos capaces de sacarles una sonrisa, de decirles te quiero, sin que ellas se lo imaginen…

Por eso, hoy y siempre…

MAMÁ, TE QUIERO.